Ir al contenido principal

Viviendo en los sueños: “El superhombre”

Mario es un hombre normal, que vive sólo en un apartamento alejado del centro de la ciudad. Su vida es pura rutina, cada mañana se levanta, desayuna, se va al trabajo, almuerza en casa y vuelve a irse a trabajar. A las 9 llega a su piso muy cansado, se sienta en el sofá y ve un poco las noticias, cena y se va a dormir. Todos los días igual.

Un día, tras cenar, se va a la cama para dormir. Al principio, no tiene mucho sueño, pero poco a poco se le van cerrando los ojos. De repente, empieza a soñar. El sueño comienza en un pequeño pueblo, las personas que aparecen en él, las vestimentas y otros aspectos, parecen indicar que se trata de un pueblo de la antigüedad. Él se encuentra en una plaza, con un gran grupo de personas que ni siquiera conoce, y todos escuchan a un hombre que se encuentra en el centro de dicha plaza. Este hombre se dirige a todos los allí presentes para avisarles de que tienen que irse del pueblo y asentarse en la cima de la montaña más próxima. Si no hacen lo que él les dice todos morirán porque, según este hombre, se acerca el fin del mundo. Los habitantes del pueblo, lejos de extrañarse, le hacen caso al hombre y le siguen hasta la montaña.

Pasan los días y empiezan a llegar noticias de que la gente está muriendo por una extraña enfermedad. Además, se producen varios terremotos y erupciones de volcanes en otros lugares. El hombre que los había conducido hasta allí desaparece. Días más tarde, vuelve a aparecer, pero viene cambiado, ahora es más poderoso que antes, tiene poderes y los utiliza para mandar sobre el resto del grupo. Los que discrepan las decisiones que éste toma son hechizados.

Las personas le tienen miedo, pero un grupo está decidido a quitarle la supremacía a este superhombre. Preparan una trampa para atacarlo en un puente cercano que se encuentra en medio de un bosque. Cuando va ha atravesar el puente, se le abalanzan 8 hombres, y uno de ellos, consigue agarrarle del cuello, mientras los otros luchan por levantarse del suelo tras recibir uno de los hechizos. De repente, aparecen unos “enanitos” por llamarlos de alguna forma, unas criaturas bastante feas. Y se van llevando a todos los hombres que están en el suelo, al mismo tiempo que ayudan al superhombre a deshacerse del hombre que tiene agarrado al cuello. El superhombre continúa su camino, y los enanitos hacen presos a los 8 hombres que querían acabar con él.

Mientras tanto, en el pueblo, todo el mundo echa en falta a este grupo de valientes. También, empiezan a ocurrir cosas extrañas en las casas, comienzan haber robos, pero no se sabe por donde entran los ladrones ni quienes son. Una noche, una mujer despierta en medio de la noche, y ve una extraña criatura a los pies de su cama. Entonces se dirige hacia la criatura, y ésta sale corriendo. La mujer la persigue y encuentra un pequeño túnel escondido en su casa, del que ella no sabía su existencia. Por la mañana, lo comenta con las demás mujeres del pueblo, y se dan cuenta que en todas sus casas existen esos túneles. Ahora saben quién les roba, eran las extrañas criaturas. Deciden cerrar todos los túneles excepto uno, por el que algunos hombres deciden introducirse para ver a donde llegan. El superhombre se da cuenta de lo que está pasando y decide avisar a las extrañas criaturas, para impedir que averigüen donde está su escondite. Pero ya es demasiado tarde, y algunos hombres ya han encontrado uno de los escondites de las criaturas y luchan contra ellas para liberar a los hombres que mantienen como presos. Al final lo consiguen, y además encuentran la poción que le da los poderes al superhombre. 

Es entonces cuando Mario despierta y descubre que en los sueños, todo es posible.

Entradas populares de este blog

La leyenda de la niña de las escaleras

Hace muchos años, en una gran casa de campo, vivía una madre con sus 3 hijas. El padre de éstas había muerto hace años y la madre decidió casarse con el que ella consideraba un buen hombre. El mayor defecto de este individuo era que bebía con regularidad y cuando lo hacía se volvía muy violento. Curiosamente nunca llegó a pegarle a la madre, sino que reservaba su odio para cuando ésta no estaba y maltrataba a las niñas. Especialmente se cebaba con una de ellas, la niña de diez años, a la que golpeaba más que a ninguna, ante la atenta mirada de sus hermanas.
Un día el hombre llegó a la casa más bebido de lo habitual, las niñas estaban formando mucho ruido en la habitación y decidió subir para darles una lección. Cogió a la niña de diez años del brazo y empezó a golpearla. La niña consiguió huir, pero el padre la alcanzó y finalmente la empujó por las escaleras. La niña murió al momento.
El padrastro le dijo a la policía y a la madre de la niña que todo había sido un accidente, que la…

La leyenda de las tres cruces

Según cuentan existe un pueblo rodeado de montañas donde por invierno hay una gran cantidad de tormentas y las lluvias son abundantes. Debido a esto, de las montañas se solían desprender muchas rocas y, además, había numerosas inundaciones. Esto hacía que los vecinos no pudiesen vivir tranquilos.
Sobre principios del siglo XVIII los habitantes de aquella población, hartos de las inundaciones y de los desprendimientos de rocas durante el período invernal, acudieron al fraile Buenaventura para que les diese una solución. 
Este monje que vivía en un convento, que había fundado él mismo en aquella preciosa localidad, pensó una solución. Tras consultarlo con su señor, según él, le dijo al pueblo que iba a colocar tres cruces bendecidas, una cruz en cada uno de los cerros que rodeaban al pueblo.
Tras colocar las cruces, ya no se volvió a caer ninguna roca de esas montañas. Las cruces cumplían su misión de proteger el pueblo.
Unos años más tarde, en su lecho de muerte, el fraile Buenaventur…

La chica de la quinta fila

Todo comenzó un día al finalizar mi clase de recursos humanos en la facultad. Un alumno erasmus se dirigió a mí y me preguntó que si podíamos cambiar la clase de horario y darla una hora antes, para que así no tuvieran una hora libre entre una clase y otra. Yo le contesté que si se ponía de acuerdo todo el grupo no tendría problemas en cambiar la hora.
En la siguiente clase, el mismo alumno levantó la mano y tras yo darle permiso para hablar, se levantó, y propuso al resto de compañeros el cambio de horario. Se escuchó un murmullo en la clase y parecía que todos estaban de acuerdo con aquel estudiante. Entonces yo dije: "Si una sola persona no quiere cambiar el horario no lo cambiaremos". Y seguidamente pregunté: "¿Hay alguien que no esté de acuerdo?".

Sorprendentemente una chica levantó la mano, sin dejarse llevar por las opiniones de sus compañeros. Todo el mundo giro la cabeza para mirar quién había levantado la mano. Yo me quedé perplejo por la valentía que mo…